29 de septiembre de 2010

Huelga General


Son demasiado importantes las razones por la que se convoca una huelga general en un pais.

Es demasiado importante la convocatoria de una huelga general en un pais.

Son demasiado importantes los resultados que se obtengan de una huelga general en un pais.

Las razones:

En el contexto de una crisis economica global, iniciada en el sector financiero, que pone en cuestión el modelo económico, obliga a tomar decisiones que cambian las relaciones laborales, que blindan las garantías para la estabilidad de los mercados y que la urgencia precisa de abrir un nuevo apartado entre el intradia y el corto plazo en la toma de decisiones.

El Gobierno reacciona con la urgencia exigida tomando decisiones que cargan el peso de la solución sobre los que no provocaron la crisis, y en contra de sus supuestos principios. Lo que supone una injusticia.

Lo que si parece blindado es el sector financiero.

Los Sindicatos en este tiempo se caracterizan por una inacción sorprendente, se pasa de soslayo sobre el sector financiero. Ni una acción sobre este sector. Y pocas acciones sobre su responsablidad de acordar medidas sobre lo ya sabido de las relaciones laborales.

Sorprende también convocar una huelga general cuatro meses después de los hechos consumados, para intentar conseguir lo que no tiene marcha atrás.

Los Empresarios entretanto de expectadores, con el tiempo y los acontecimientos jugando a su favor. Representados por un presidente que cuando menos causa estupor.

Los Ciudadanos sorprendidos y sufridores. No entienden nada y comienzan a no fiarse de nadie, quizás la falta de pedagogía los sumerje en una confusión total que hace que cada cual mire por lo suyo en un "salvese quien pueda".

Así las cosas llegamos al día de la huelga. Y este mecanismo de organización y control, con sus servicios mínimos, piquetes informativos, etc. con los que muchos llenan la boca para alabar lo democrático que es, se convierte en luchas y presiones que bajan al suelo la realidad democrática del proceso. Les suena, el que quiera ir a la huelga que vaya es su derecho y el que quiera hacer huelga que la haga, también es su derecho.

La realidad es bien tozuda y distinta. Se negocian servicios mínimos injustos, los piquetes informativos, son coercitivos y en ocasiones violentos. Y con todo desvirtuado cada cual intenta presentarse ante los ciudadanos los resultados descafeinados que nadie cree, y opinará arrimando el ascua a su sardina.

En definitiva algo estéril que genera enfados y desaveniencias donde no las había y que esta vez salimos del día un poco mas pobres. Por los daños gratuitos causados en destrozos y quemas de bienes públicos y privados y por el mismo hecho de la huelga. Es algo inaudito que hemos asumido como inevitable.

Si alguien sabe como meter mano al sector financiero y como cambiar el modelo económico para que sea lo que proclama ser, justo y democrático, que lo diga.

© csl

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.