2 de febrero de 2010

A vueltas con AFGANISTAN


Siete años después de la invasión de Afganistán, el mundo occidental haciendo uso de su “dignidad”, hace uso de una mayor fuerza para intentar una salida honrosa de este País, para ello decidimos enviar mas tropas con objeto de rematar lo irrematable. Después de un balance dramático de “bajas civiles”, ya saben, efectos colaterales, no hemos logrado ni uno de los objetivos.


Es curioso que desde la Democracia pretendamos imponer a un reino de Taifas un régimen que ni entienden ni aceptan; tampoco nos preocupa que lo entiendan, ahora lo prioritario es salir del País con el marchamo de la Democracia para la tranquilidad de nuestras conciencias, y es que el coste económico es inasumible. Tardó en llegar el término económico, pero al final llegó.

Quiero transcribir literalmente el artículo escrito en el año 2.003 que tiene que ver con el comienzo de este conflicto.

EL MUNDO DE DENTRO Y EL MUNDO DE AFUERA

Queridos hombres y mujeres del mundo, no importa el nombre de quien os habla, tampoco importa vuestro nombre, lo que importa es que estáis aquí. Estáis aquí manifestando vuestro rechazo, vuestra opinión en contra de la resolución de problemas con una guerra.

Vuestra opinión en contra de la nula gestión de desastres ecológicos, en la que gritáis desde vuestro interior, "nunca máis".

Vuestra opinión en contra de la mediocrez de los que nos representan y toman decisiones en nuestro nombre, que no son capaces de oír que les pedimos que se pongan a trabajar para encontrar soluciones alternativas a las que con una simpleza insultante nos proponen, guerra, destrucción en aras de un mayor beneficio para todos incluido el económico, despreciando las vidas que los medios se lleven por delante.

Desde España, una de las democracias más avanzadas del mundo, que sorpresa, ¡verdad!, hablar de España en estos términos. No me arrebata un ataque chauvinista. Me hace hablar un ataque de serenidad, objetivo y desapasionado, un ataque de razón que supera los engaños, las mentiras y los intereses ocultos, haciendo un serio esfuerzo para superar el terror que supone la ignorancia y mediocrez unida al poder.

La democracia que especialmente valoramos los que nacimos sin ella y la hemos alcanzado, hay que demostrarla día a día. Es un sistema de organización y comportamiento societario excepcional que no permite vivir de rentas.

Hoy se invoca a la democracia más antigua del mundo, EEUU, su ejemplo y su actitud en tiempos pasados, pero insisto en que la democracia hay que demostrarla día a día y que no permite vivir de rentas.

Hoy EEUU, tiene conculcadas las bases democráticas en aras de su seguridad, por tiempo indefinido y va a más, en ámbitos de justicia y procedimientos de información y si bien "por ser vos quien sois", entre que reaccionamos debido al estupor y resistencia a la credibilidad, el tiempo pasa y la excepcionalidad se instala en lo cotidiano.

Quien recomendaría viajar o tratar con un país que no garantiza la presunción de inocencia en su sistema jurídico y ha suspendido las garantías constitucionales que les da su sentido democrático. Quien puede acudir a un país que ha explicitado públicamente la necesidad de mentir por sus organizaciones de seguridad, que realimenta la falta de garantías jurídicas.

Quizás los mediocres inflamados de una razón democrática legítima se hayan empachado de capitalismo económico con repercusiones humanas, insensibles y simples que obcecados en su "razón" pretender guiar a un rebaño a un abismo.

Desde la razón les decimos que no, y nos manifestamos para publicarlo, pero los oscuros y duros no nos oyen.

¡No en nuestro nombre!.

La gente, estos humanos que estamos ocupados en nuestros quehaceres diarios buscamos el tiempo para manifestarnos encontrándonos en un camino común para decirles que no queremos que los problemas se solucionen con violencia y desprecio hacia las vidas de inocentes, ajenos y desconocidos de su suerte.

Sentimos nuestra obligación de defender lo que hoy vemos amenazado. Nuestro sistema de libertades democráticas por una actitud autoritarista y antidemocrática por falta de tolerancia y buen hacer democrático. No vale acudir a procedimientos anteriores que dieron coyunturalmente unos resultados.

Les pedimos que dejen de ser mediocres y se pongan a trabajar para resolver los problemas de otra forma, como ellos nos dicen a nosotros, ciudadanos de a pie, que resolvamos los problemas con nuestros vecinos que hemos aceptado y comprometido con nuestra Constitución, es decir, hablando, negociando y acudiendo a las instancias judiciales para que actúen de árbitros y nos aporten una resolución justa y objetiva; y no resolvamos nuestras discrepancias con el vecino volándole la cabeza, porque tengamos un arma en casa.

Sembramos injusticia, desprecio, abuso y prepotencia en el mundo y recogemos sus frutos, odio y desesperación (11 de setiembre). Entonces, aparecen los males del fin de la guerra fría, de la caída del muro, de la descomposición de la Unión soviética, etc., aparece un desequilibrio en forma de lo que hoy tenemos, un capitalismo convertido en dinero en el que todo vale, asociado a la democracia, contaminándola con lo peor de este mundo.

Como puede ser la solución, generar mas odio con actuaciones viscerales, descontroladas como la intervención en Afganistán que nos cogió a todos tan afectados que no tuvimos tiempo a reaccionar, amordazados por el miedo a dar el primer paso contestatario permitiendo patente de corso con nuestro silencio a una actuación vana, fútil, desesperada de pura venganza, absurda, mal ubicada y visceral, y que aún hoy no somos capaces de denunciar claramente.

Los que hoy desde el anonimato salimos a las calles para decir "No a las guerras – Nunca máis", estamos pidiendo competencia e imaginación a los que nos representan para solucionar los problemas desde la democracia que no contempla la guerra por la guerra, por muy fuertes que pensemos que somos, el "terrorismo" matizado cuando está dispuesto a entregar su vida, lo mas preciado que tenemos, y alimentado por nuestra injusticia, abuso, desprecio y prepotencia.

¿Como nos protegeremos del odio que generamos?, ¿con normas y reglamentaciones antidemocráticas?, que ya ponemos en marcha, ¿con vallas?, ¿cuánta altura tendrán esas vallas, que tupidas estarán?, cuanto guardarán nuestra libertad o nuestro confinamiento. ¿Cómo viajarán los citizen USA o "los alineados", por el mundo, con chaleco antibalas, máscara antigás, vacunas anti-todo?, que mundo estamos construyendo para todos, el mundo en el que ya los grandes y poderosos están viviendo, protegiendo sus bienes, su intimidad, su todo amenazado.

Y al final, ¿que vida llevan, que vida viven?.

Si ellos ya llevan esa vida, que nos espera a los que no podamos dotarnos de la jaula absurda. Y sin comerlo ni beberlo. Nos pondrán ahí ellos sin tener en cuenta nuestra opinión ni sentir. Sólo estamos para sufrir las consecuencias.

Que nos queda por hacer a la mayoría democrática del mundo para parar esta guerra.

Nuestra opinión ya la saben, expresada en las manifestaciones. Y eso ha logrado gracias a la contestación por la "coalición España, Reino Unido, USA" que la guerra se haya demorado, por las respuestas de la sociedad de España y Reino Unido.

Para que la guerra no se produzca hace falta que la sociedad de USA se manifieste en el mismo sentido. Hay que hacer que esa sociedad manipulable por las técnicas de convicción de masas mas desarrolladas del mundo, es decir el marketing utilizado de forma torticera y espuria, tenga los efectos en la mass media ignorante, el respaldo de un resultado vendido "democrático" que a los que nos hemos ganado recientemente la libertad nos repugna y no entendemos que el espejo en donde nos miramos, sea un espejo tan poco transparente en donde encontramos dibujado una figura prefabricada hecha a medida de quien pretende gobernar el futuro del mundo.

Para parar la guerra de alguna manera es preciso hacer llegar a la sociedad de USA, la información libre y transparente de lo que ocurre, como lo pensamos los menos afectados, y así permitir que se manifiesten aquellos directamente implicados con pleno conocimiento de lo que pasa.

Aunque tenemos una honda sensación de que esto después de las declaraciones ya hechas de sus representantes es prácticamente imposible.

Que vano, fatuo y estéril es robar la libertad de los demás, nos telegrafían sus intenciones, permitiéndonos crear tantos nichos como malas intenciones. ¿Cómo vamos a condenar tanta respuesta a tanto abuso?. Estamos entre lo legal e ilegal, pero en conciencia estamos ante la desvergüenza y barbarie que en el fondo de nuestras convicciones, no podemos aceptar. Nos confunden diciéndonos que lo que defendemos es mas barbarie, cuando lo que exigimos es mas nivel, es otra forma de resolver los problemas.

Autistas los políticos a nuestras demandas, deseamos el talento, los imaginativos que nos satisfagan en nuestras propuestas. Es lícito pedirlo si no somos los profesionales de la política, es el nuevo orden exigido, de modo que aquellos que tengan esta vocación ya saben en que sentido tienen que trabajar.

No es lícito que pretendan exigirnos a los ciudadanos como lo haríamos, es su obligación trabajar para encontrar las soluciones y que no confundan exigir con consultar.

Hablamos ahora para hacernos oír.

Y, "no nos oyen".

Hablaremos en las urnas:

Entonces recordad:

El mar.

Entonces recordad:

La guerra.

© csl 18/03/03

Hasta aquí este articulo que nos puede refrescar el estupor con que muchos asistimos a decisiones que condicionaron la vida de muchos. Y es que la mayor de las desgracias que nos pueden acontecer es el hecho de la coincidencia de la mediocridad e ignorancia con el poder.



© csl 02/01/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.