22 de abril de 2014

¡Dios nos libre de los Gabo y Madiba!



Un dicho ya citado ¡Dios nos libre del día de las alabanzas!, parecía ser suficiente para ilustrar la hipocresía camuflada de admiración de la post mortem, pero nos superamos día a día.
Vamos a tener que empezar a decir. ¡Dios nos libre del día de los Gabo y Madiba!. Con que frescura entran en la intimidad de importantes personas al mismo nivel que sus más próximos como si estuvieran allí desde siempre y lo hacen desde el descaro por la proximidad y colegueo. Parece que apostados, esperan el momento en el que no pueden ser contestados por los interesados para formar parte de la familia.
csl.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.