13 de abril de 2015

El derroche americano, not, it cannot


Hace un mes pase unos días en Miami (USA), tuve la ocasión de estar fondeado en la bahía fondeadero del Cayo Virginia (Virginia Key), contemplando unas magníficas vistas hacia el Down Town y al lado de la marina Rickenbacker, pasaron los días y llegó el fin de semana.

Si a diario el tráfico de embarcaciones era alto el fin se semana se convirtió en excesivo, como excesivas las potencias de los botes que cada vez más aumentan en caballos, por tanto en ruido y consumo, en una progresión que parece no tener fin ni consideración.
La reflexión es, con que ánimo separo mi botella de vidrio para reciclar en este mundo tan globalizado para que mis vecinos de USA (aunque estén al otro lado del charco) sin ningún pudor e instalados en una vorágine consumista contaminen sin ningún tipo de regulación (mínimo control del poderío económico en aras de una mínima solidaridad).

Señor Obama, USA si puede pero el Planeta no.

csl.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.