lunes, 16 de noviembre de 2015

La consternación interesada









La consternación interesada.
 Esta mañana es la siguiente al atentado de Paris, y en los medios, todos se afanan a explicar los motivos del atentado y manifestar todo su pesar, estamos consternados.
Nadie dice que Francia declaró la guerra y bombardea con cierta frecuencia territorio sirio desde hace 4 años con resultado de muerte para una parte importante de la población, y llama la atención que nos descoloquemos de esta manera, cuando nos enteramos de los sucesos, lo que ocurre es que Francia está en guerra, una guerra de tipo occidental es decir muy desigual, pero igual de terrorífica y destructiva. Y no nos olvidemos, Francia es Europa.
Parece que lo que pasó es que “el otro bando” respondió a los ataques recibidos y el resultado nos llena de dolor. Es curioso señalar que algunos medios ya preparan el terreno insistiendo en que, parece ser que se oyó decir a algunos de los atacantes, ¡Viva alá el grande!, seguramente no reparamos en lo que decían las victimas ¡Dios mio!.
La visión asimétrica y completamente desigual, nosotros bombardeamos en una guerra y ellos nos responden con acciones terroristas. Hace que hasta los medios claudiquen y que los ciudadanos no sepamos a donde mirar y a donde ir.
Que estamos dirigidos por mediocres en una obviedad, pero su razón por la que los tenemos que aguantar es que los hemos elegido nosotros, y tienen razón, ya podremos tomar nota, porque la ignorancia unida al poder da como resultado todos los logros de Bush Jr. y sus acólitos. Algunos ya  han confesado públicamente sus errores para ser recibidos mejor en el reino de los cielos, otros se resisten.
Hace casi tres siglos, el barón de Montesquieu estableció que la base de la democracia es la creación de “un sistema de pesos y contrapesos para limitar los eventuales abusos del Poder Ejecutivo”. Según el escritor y político francés así se asegura el funcionamiento de “gobiernos moderados” con “una fuerza equilibrada”. Junto a la separación e independencia de los tres grandes poderes del Estado, legislativo, ejecutivo y judicial, ese equilibrio garantiza el respeto a los derechos de los ciudadanos y la estabilidad de la democracia.
¿No podría ser que al Holande se le fue la mano hace tiempo? Y ahora con esta respuesta esté intentando salvar los muebles.
Qué triste, duro y estúpido es darse cuenta, de esta forma, de que estás en guerra con alguien.
Eso debió ser lo que les debió pasar a algunos franceses que descubrieron de esta forma los cantos de sirena de sus políticos cuando tomaron decisiones aparentemente banales, bombardeamos Siria?.
A pesar de todo casi no se oyen críticas a lo establecido, los malos son malísimos y nosotros estupendos.
Un día después:
El programa de Jordi évole “salvados”, que siguiendo en racha de fortuna, emitió su sesión prevista, “Jordania”, que algo nos aporta. Aunque a la tertulia de Ana Pastor, algunos superexpertos del Instituto Elcano no les parezca que la respuesta francesa de 20 ataques sea suficiente pareció no causar ningún efecto en el resto de tertulianos. De verdad creen que la solución va por ahí.
Es para reflexionar en manos de quien estamos y cuál es el pensamiento mágico de estos seres.
¿Con quien tendrían que estar enfadados los familiares de las víctimas?
Y nosotros ¿Como nos podriamos informar mejor?.
csl.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.