lunes, 5 de diciembre de 2016

Omnívoros, Vegetarianos y Veganos


Los seres humanos somos omnívoros es decir más o menos comemos de todo (hidratos de carbono, grasas y proteínas de origen vegetal y animal).

Sin embargo algunos de ellos se declaran comprometidos a renunciar a una parte de su ingesta por cuestiones voluntarias basadas en cuestiones de salud como los vegetarianos que consideran más saludable llevar una dieta basada en vegetales, reduciendo al máximo la ingesta de proteínas de origen animal, evitando de este modo los productos tóxicos generados por nuestro propio organismo debido a la eliminación del exceso de proteína.

En cambio los veganos se niegan a la ingesta de cualquier producto de origen animal por cuestiones, no necesariamente de salud sino por cuestiones éticas que desembocan en procesos psicológicos similares a los provocados por situaciones de tipo “no me puedo comer a mi propia mascota”.

La información de referencia podría ser la siguiente:

Los seres humanos somos seres omnívoros en nuestra alimentación por tanto estamos en condiciones y de alguna manera precisamos para nuestro desarrollo comer de “todo” (Hidratos, Grasas y Proteínas), si bien lo deseable es poder comer poca cantidad de todo ello.

La cuestión es que como es muy difícil de calcular las necesidades exactas diarias de cada componente del todo, pues es fácil que en el momento de abundancia en el que vivimos tengamos excesos de alguno de esos componentes, así, nuestro organismo resuelve los excesos de hidratos, azucares convirtiéndolos en grasa y almacenándola en nuestro cuerpo para que cuando la precisemos esté disponible, lo mismo hace con el exceso de grasa. Sin embargo con la proteína no sucede lo mismo, porque no tenemos almacén para el exceso de proteína, utilizamos la necesaria y el exceso lo tenemos que eliminar en forma de compuestos nitrogenados con un alto grado de toxicidad y esfuerzo energético a través del hígado y otros órganos.

Como consecuencia de esto lo aconsejable es ingerir la cantidad de proteína más ajustada a nuestras necesidades para evitar el exceso, lo que conlleva a recomendar el hecho vegetariano y a matizar el vegano. En todo caso lo aconsejable es ingerir de todo en poca cantidad sin excluir  ningún alimento. Pero cada adulto en el buen uso de su libertad puede tomar la decisión de alimentarse como considere, siempre y cuando conozca los riesgos que supone excluir algunos alimentos.

También hay que decir que existe una cuestión transversal de lo vegetariano y vegano que afecta a lo sostenible y medio ambiental, que es la reducción de emisiones de CO2 y metano al dejar de consumir animales herbívoros. 

No es lo mismo obligar a una comunidad a ser contra natura vegetariana o vegana que declararse omnívora y permitir a cada uno que decida su opción.

csl.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.