26 de marzo de 2017

Claves para una vida feliz




Sin duda un titulo pretencioso, asi que en clave positiva nos hacemos fáciles para lograr el objetivo.
Resumen de unos testimonios de enfermos terminales recogidos por un enfermera australiana que nos indican lo que les hubiera gustado cambiar en cuanto a  acontecimientos y actitudes a los moribundos.
Esto se puede decir de otra manera, - mira lo que nos dicen aquellos al que el tiempo se les ha terminado – aprovechemos el nuestro para no tener que lamentarlo.
La nueva psicología prospectiva puede ayudarnos a escoger nuestras prioridades vitales con tiempo suficiente para cambiar.

1.- Necesitamos un día de completa soledad y libre de estímulos para conseguir el funcionamiento óptimo del cerebro. Leo M. Chalupa neurobiólogo.
2.- Perder el contacto con viejos colegas con los que seguía existiendo afinidad y no haber hecho el esfuerzo de buscarlos. “Las invasiones bárbaras, película franco canadiense.
3.- Haber dedicado demasiado tiempo a intentar arreglar una relación de pareja que ya sabíamos destinada al fracaso. Acompañar al impulso altruista un buen análisis de la realidad, saber si son factibles y si podemos llevarlo a cabo. Si no mejor desistir.
4.- Ojalá no hubiese trabajado tanto. Es clave tener espacios y tiempos para poder desconectar.
5.- Con la pareja; Es mejor llevarse bien y tener cosas en común que llevarse mal. Buscar personas que realmente nos resulten compatibles. Aristóteles decía que la belleza física valía más que cualquier tarjeta de presentación. Este factor sirve de poco en la etapa de amor-compañero. El cariño no basta y esa es otra lección para vivir que cuesta tanto aprender.
6.- Todo puede ser medicina o veneno según la dosis, principio básico farmaceutico. Todos los problemas de salud mental tienen que ver con la rigidez, con la tendencia a hacer siempre lo mismo. Dosificar el autocontrol, la confianza en los demás, el optimismo o las tendencias adictivas es esencial.
7.- La relación entre desorden y problemas psíquicos está muy estudiada. Los depresivos suelen tener la casa como una leonera, pierden los hábitos de aseo y viven con la inquietud de que los días son planos al no estar pautados por actividades concretas. No son capaces de organizarse y no terminan lo que empiezan. La gente con ansiedad es impulsiva, no dejan nada para mañana. Los hábitos nos condicionan mucho más de lo que creemos. La mitad de nuestras acciones y decisiones son inconscientes. Necesitamos más de dos meses de repetición fija para fijar hábitos sencillos y años para eliminarlos, también existen estrategias para facilitar la gestión de los hábitos. Hace falta tolerancia a la frustración para instaurar rutinas saludables – comer bien-, dejar las adicciones, estudiar, hacer deporte-, Fallaremos muchas veces antes de lograrlo, pero hay que volver a intentarlo.
Instaurar rutinas saludables lleva su tiempo, pero merece la pena insistir en ellas.
8.- Acepta a los demás tal como son. Algunos descubren tarde que, en los vínculos afectivos, la aceptación de la diferencia es esencial. Hay que valorar el esfuerzo que se hace en hacer cambiar al otro en contraposición a aceptar esas conductas, siempre que no afecten a derechos fundamentales.
Reportaje de Luis Muiño en Muy interesante.
En todo caso inténtalo, siempre mejorarás.
csl.


1 comentario:

  1. De cualquier forma la clave para sentirme bien está en mí mismo, permitiéndome soñar, luchando por cumplir mis sueños, y siendo generoso y comprensivo con lo que he hecho mal. Generoso porque es el precio de mi determinación y comprensivo porque lo que ayer fue de una manera hoy puede ser de otra.
    csl.

    ResponderEliminar

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.