11 de diciembre de 2009

El Manual de Comportamiento Masculino. IGUALDAD



Los hombres agradeceríamos a la Ministra de igualdad “de género femenino” de España, que nos facilitara el “Manual de Comportamiento Masculino” para cumplir, porque a la vista de las últimas declaraciones a los hombres se nos pretende intervenir desde nuestras expresiones lingüísticas hasta nuestra forma de ser y cuidado no confundir con reacciones violentas ilegales o de maltrato.

En primer lugar hay que decir que los hombres y las mujeres no somos iguales, por tanto lo de igualdad hasta la última instancia no tiene mucho sentido, y para resolverlo no significa que tengamos que converger haciendo de dos aspectos diferentes uno único y por lo que parece es el hombre el que tiene que modificar la expresión de sus patrones e instintos para ajustarlos a los patrones e instintos de las mujeres. Habrá que conciliar las dos tendencias, masculina y femenina, por cierto demandadas por las dos partes, en la vida diaria. A los hombres les gusta en mayor o menor grado la feminidad de las mujeres y a las mujeres les gusta en mayor o menor grado la masculinidad de los hombres.

Lo cierto es que parece que estamos descubriendo algo nuevo pero resulta que estamos conviviendo desde siempre con estos aspectos y los excesos están perfectamente tipificados en las leyes. Simplemente hay que aplicar la ley, el intervencionismo no hace otra cosa mas que descubrir la excepción, generalizándola y ahí está el problema.

Por el camino que vamos, aviso a los navegantes, para los poetas, escritores, autores de guiones y canciones, corremos el riesgo de ser señalados de fomentar la violencia de género. Puede ser que hasta tengamos que censurar a los clásicos mas “fogosos”.

Que somos diferentes es obvio y se debe respetar el modo de expresión de estas dos tendencias generales, la masculina y la femenina y este modo de expresión, ni que decir tiene, debe ser respetuoso con los derechos fundamentales expresados en Leyes Internacionales, en las Cartas Magnas y en las Leyes que derivan de ellos. Y los que velan por la Igualdad de derechos y la convivencia en la Sociedad deben hacer valer su autoridad haciendo que se cumplan las Leyes. Pero es excesivo sembrar evoluciones hacia la violencia punible por modos de ser y expresión masculinos, como de evoluciones hacia el chantaje emocional por parte de acciones de expresión femeninas.

Pero para reivindicar en igualdad los derechos que el ser humano tiene en la ley, y no conozco que la ley hable de hombres segregados de mujeres, no hace falta un Ministerio que se ocupe de esto, quizás alguna Dirección General diligente que inspeccione para averiguar lo que sucede y sobre todo aplicar la ley, para satisfacción de todos incluso de los hombres de esta Sociedad.

Pero tenemos un Ministerio y parece que a falta de contenidos hay que echarle imaginación y a golpe de ocurrencia se intenta criminalizar hasta el piropo.

Quizás con una Dirección General aplicada y competente fuera suficiente.

Y por último y si causó suspicacias el titulo de Ministra de igualdad de género femenino, debería defender la participación del hombre en la decisión de la interrupción del embarazo, dado que parece evidente que es cosa de dos, excepto que los niños vengan de Paris.

© csl

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.