7 de mayo de 2012

Como dilapidar una mayoría absoluta en 100 días


Después de una campaña electoral en la que se supone se explican las intenciones de lo que se piensa hacer y no hacer, en ocasiones en términos rotundos, con un gran énfasis y poder de convicción, el PP convenció el pasado 20 de Noviembre a una importante franja de electores, de que su opción, aparentemente fácil, nos metería en la senda de la solución.
Este plus de apoyo permitió una mayoría absoluta y así no depender de distorsiones externas.
Bastaron 100 días para que el gobierno constituido del PP descubriera a Europa y a los Mercados.
No sé si será peor tener la convicción de que por el simple hecho de llegar se relajarían las tensiones que mantienen los mercados con la “confianza” en España, por la ignorancia que supone, o tomar las decisiones que se han tomado que no relajan ni a los mercados ni a los españoles.
Subir impuestos, rebajar el marco universal de acceso a la educación, sanidad y dependencia, tomar decisiones de cara a combatir el paro que profundiza más en el problema, …
Todo ello con un horizonte de esperanza en el futuro cerrado e incierto. Parece una carrera sin fin en la que cada Viernes se espera la nueva novedad dolorosa, negativa, que parece que no resuelve nada y hunde cada vez más a los ciudadanos en la desesperanza, siguiendo un guión germánico que aprovecha una crisis para lograr una convergencia pendiente a costa de los inocentes ciudadanos.
Ya no pueden invocar su mayoría absoluta como derecho para tomar decisiones sin consenso, la han perdido, porque han mentido y han ocultado sus verdaderas intenciones.
Pero no hay que desesperar, ahora vuelve a valer, “Siempre nos quedará Paris”.
Csl.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.