11 de abril de 2013

Economía del bien común



La pregunta para este año 2013 que el prestigioso sitio de Internet http://www.edge.org plantea, es la siguiente:
WHAT *SHOULD* WE BE WORRIED ABOUT?/Cual debería ser nuestra preocupación/ De que deberíamos estar preocupados.
Como imagino es un acceso difícil el tener un hueco en tan distinguida e intelectual página, me atrevo a reflexionar en mi idioma el español sobre mi preocupación y publicarla en mi blog.
Esto es una exposición de su original, pensado, escrito y en el contexto español que está a disposición de aquellos que necesiten de una mayor precisión en el origen de las cosas en:
Debería preocuparnos la falta de alternativa al sistema económico capitalista. Y en todo caso el establecimiento de medidas correctoras ¿hay alguien ahí? 

El ocaso del sistema.
Asistimos impertérritos al ocaso que nos sobrepasa en todos los ámbitos, con la sensación de que es algo importante, pero atenazados porque  no conocemos las consecuencias de si su trayectoria, nos deja en un ¡Ay!, con el miedo de que nos pregunten “que nos pasa”, ante la desolación de no saber que responder.
Es tal la envergadura del problema que nos sentimos apabullados para darle una explicación, imagínense una solución.
Previamente, en el tiempo, se ha dado unas circunstancias que pueden explicar el ámbito al que nos referimos y que prácticamente afecta a todo.
No olvido lo tapado por una crisis internacional que nos mantiene muy ocupados con asuntos tan familiares como la prima, los índices, etc. y que no nos dejan ver el impacto mundial del cambio climático que ya ha comenzado y que no es inmediatamente reversible. Pero si inmediatamente efectivo.
Sigue El comodín dinero. Un post escrito en 2.002. 

EL COMODÍN DINERO

La experiencia nos confirma que los logros alcanzados por unas sacrificadas generaciones, son disfrutados y desvirtuados por las siguientes lasas generaciones provocando una sensación impotente al observar que los objetivos puestos en estas nuevas generaciones no se cumplen - se consumen -. No es una marcha atrás porque nunca se volverán a dar las mismas circunstancias.
Es como si no supiéramos cuidar de la herencia transmitida. El esfuerzo hecho en lo conseguido es todo nuestro esfuerzo. El cuidado de la herencia lo abandonamos.
Las nuevas generaciones gastan sin esfuerzo. Lo tienen porque está ahí, no tienen que esforzarse para conseguirlo y lo consumen sin sacrificio o contrapartida alguna. No vale nada para ellos.
Vivimos tiempos encontrados y desencontrados. Vivimos rápido, angustiados y ansiosos. Y aceptamos lo que nos dictan apenas sin darnos cuenta, sin conciencia. La velocidad de la vida nos produce vértigo y es muy difícil apearse. Los sentidos se embotan, perdemos objetividad y capacidad de análisis.
Cada vez soportamos más dependencias que están vinculadas con otras dependencias.
 No tenemos tiempo para ocuparnos del camino por donde nos han metido, ni a donde conduce.
Nos proponen en la misma clave a todos los valores, libertad, justicia, bienestar social,... .Pretendiendo con esto un estado de convivencia personal y social, próximo o en el camino del equilibrio y la felicidad.
La clave propuesta es el dinero.
Así el bienestar social lo conseguimos con dinero, el coche ya no es para trasladarnos ni tiene porque durar.
La obsolescencia programada es la ocurrencia para fomentar el consumo a expensas del medio ambiente, puedes leer un artículo en:
El objetivo es que la rueda no se pare , haremos de todo, hasta inventarnos un mercado nuevo (la globalización) y venderemos Coca-cola a los desnutridos en Africa.
El aparcar el coche que compramos lo hacemos con dinero.
El circular por las autopistas lo hacemos con dinero.
Los políticos que votamos pierden toda imaginación y esfuerzo y solucionan los problemas de las ciudades, perdiendo el espíritu de la solución, lo hacen exigiéndonos más dinero.
El problema del aparcamiento se soluciona subiendo el precio de los parkings y construyendo parkings por los que hay que pagar. Pagamos el Parking y pagamos la estancia.
Las carreteras rápidas y seguras son de peaje, las otras están atascadas, con curvas peligrosas y en peores condiciones.
Un derecho fundamental como la Justicia que consta en las constituciones perfectamente definida en su concepto, objetivo y ámbito de aplicación se ha reconvertido su valor, su esencia, a la clave comodín, el dinero, para su funcionamiento y aplicación. Llegando a situaciones realmente grotescas y transparentes a nuestras conciencias.
Un acusado de enriquecimiento ilícito, “culpable”, puede salir provisionalmente con la fianza pagada con el dinero apropiado y pagarse la mejor defensa posible con ese dinero y tentar la honorabilidad y honradez del que decidirá su suerte, con ese dinero, pues a todos no nos defienden ni juzgan igual.
Que aire fresco respiramos cuando en la ejecución de las sentencias encontramos restitución a la sociedad a través de trabajos y acciones que tienen que ver con la falta, y que reeducador y reparador resulta esta decisión.
Lo cierto es que en el día a día de la vida encontramos numerosos ejemplos de soluciones fáciles reconvertidas al dinero que nos abocan a más vértigo, más ansiedad, más angustia, más inseguridad y más insatisfacción.
La telaraña se hace más tupida y ejerce más presión.
Este camino que hemos iniciado ya hace unos años nos lleva de manera exponencial, geométrica a una mayor y total dependencia del dinero.
El piso, el coche, la embarcación, la segunda casa, el empleo,...
Lo tenemos que defender en la misma clave, el dinero. Alarma para el piso, el coche y la embarcación. Un cierre alto y rejas en la ventana para la segunda casa.
Las alarmas las ponemos en el piso, el coche,... y también en nuestro cerebro, las rejas las ponemos en nuestra vida.
Rejas extrapolables a Urbanizaciones, Ciudades, Regiones, Países y Continentes – Véase USA y nosotros España, detrás - .
Defender el empleo de los “trepas” a toda costa, mintiendo más que ellos, embaucando, proponiendo más, cediendo más en derechos, ...
Nos convierten en “miserables light”, todo a costa del éxito personal y la posición social. 

Los intangibles también juegan:
Pagar en efectivo o por tarjeta. Pagar al contado o a plazos.
La publicidad se encarga de convencernos con el noble y legal criterio de que es lo mejor para nosotros y de ese modo decidimos en libertad.
Pero lo cierto es que no somos libres para decidir porque nuestros inputs embotan nuestro cerebro y nos chantajean en nuestro razonamiento.
Esos inputs, como la publicidad, también son nobles y legales. Tendencias comunes, modas, corrientes, excepción social.
Terapia de grupo legal en beneficio la mayor parte de las veces del consumismo.
Cuantas veces valoramos como algo excepcional que un vendedor nos aconseje no comprar algo que él nos vende y de lo que vive, en un alarde de inusitada honradez.
“¿Oda a la estupidez?” o lección ética.
El sistema al que ya pertenecemos se realimenta a sí mismo y crece exponencialmente pero tiene un límite, el mercado.
Hace unos años los índices económicos venían diagnosticando una saturación de ese mercado, pero el planeta es grande y los gurús de este tipo de economía, pocos otros tipos de economías existen, economía extensible a todos los ámbitos después de convertir la mayor parte de los valores en dinero y manteniendo un equilibrio con la cuerda muy tensa entre lo social y lo económico, pensaron que el mercado es mucho más grande.
El planeta está hace tiempo dividido en términos económicos, en 1er. Mundo, 2º mundo, 3er. Mundo, ...
La situación pasaba de ser grave y decidieron “”invertir””, (las dobles comillas están puestas conscientemente), en los otros mundos y aprovecharon una especial coyuntura como la del abaratamiento (saldo) de las comunicaciones a través de la evolución de la informática para inventarse la Globalización. De esta forma la inversión resulta más barata y el mercado si lo  ampliamos nosotros lo hacemos bajo nuestro control, es decir sin perder margen de beneficios. Imponiendo las condiciones y llevando a esos países “subdesarrollados” el intenso “bienestar” del que disfrutamos en las sociedades más poderosas económicamente del planeta. Reconvirtiendo así a los paganos económicos a la religión económica imperante. 

Un poco más de aire fresco.
Lo dicho en el párrafo anterior no es del todo exacto. Lo que se espera por parte de los responsables de la economía mundial es que el margen de beneficios sea descomunal. Sin embargo aparece en escena un colectivo inesperado que le dan en llamar Movimiento antiglobalización, aunque “por ahorrar” omiten el adjetivo económica. Este movimiento se pone de frente a esta maniobra reivindicando que la Globalización debe ser total, es decir , educativa, cultural, sanitaria, política y económica.
Y que en los tiempos en los que vivimos “curados de espanto”, se enfrentan con los policías y seguridad de los países que alojan reuniones de estos gurús. 

Como humanista en el sentido literal del término. La economía tiene su peso en la ponderación del auténtico estado del bienestar del género humano pero hay más factores que entran en esa ponderación.
Cada factor tiene su valor intrínseco en sí mismo y no es convertible en términos económicos, porque pierde su esencia.
Que les pregunten a los ingleses por su sistema de salud antes de Margaret Thatcher y después de ella.
Nosotros los españoles también sabemos de esto cuando antes de la Democracia decíamos “Hay que ahorrar por si una enfermedad”.
La esencia de los valores apuntala un estado de bienestar.
No hay que volver atrás para recuperar estos valores. Debemos reivindicarlos desde nuestra situación actual y cuanto más tiempo transcurra será más difícil y más traumático porque nuestra escala de valores se está convirtiendo en una exclusiva escala de valor en Euros o en Dólares y eso nos llevará indefectiblemente a un amargo y cruel fracaso en el ámbito de ese buscado estado de bienestar.
Huyamos de objetivos exclusivos como ser de los primeros países económicamente situados en el mundo, si solo es eso no nos aportará nada bueno. Exijamos que eso no sea lo prioritario. Pero sí la educación y una educación humanista que nos forme como humanos para la vida y no para tener éxito exclusivo en lo económico, también en lo que además forma parte de la vida, alimento, sexo, salud, relaciones sociales (comportamiento, solidaridad,...), justicia, etc.
No permitamos que a los que decidimos que nos representen, administren y articulen nuestra sociedad anulen estos valores y los transformen en dinero.
¿Qué mérito tienen?
Nos traen la ruina personal.
Nos amordazan y esposan sin poder reaccionar.
Reivindiquemos una buena lógica en beneficio de lo humano, no admitamos la respuesta, que en política la lógica no funciona. Es una burda y torpe respuesta que niega el intelecto y avala su falta de imaginación y trabajo.
Las multas por faltas a la ley (norma), las fianzas judiciales para la libertad condicional, las indemnizaciones estatales y personales. Caldo de cultivo para las recomendaciones interesadas "enchufes".
Así nos despachan con soluciones en clave dinero lo que debería tener otros valores.
Los que nos representan porque tienen nuestra confianza deben trabajar para lo humano, en todas sus facetas no para la exclusividad del dinero.
Exijamos educación para la vida, justicia y justicia social, honradez y su medio de control, transparencia.
Si no nos proponen esto, será más de lo mismo. Permitiremos que nos vacíen de contenido y nuestra vida perderá sentido.
Seamos conscientes de nuestra fuerza, diluida en lo individual pero con valor en lo colectivo.
Una vez más hemos tenido que reaccionar ante las consecuencias. La globalización es un fenómeno de las consecuencias al que hemos puesto nombre y al que la cultura del dinero aprovecha para salvar una crisis de saturación de mercado, encontrándose con la ampliación total del mismo, salvando perentoriamente la situación. Pero no es la solución.
Volveremos la mirada a la naturaleza para estudiar y escudriñar la autosuficiencia y el equilibrio y tomaremos lecciones de ella.
Lo que aquí se ha escrito no tiene por objetivo ir en contra de ninguna individualidad, pero si en contra de propuestas selectivas que nos abocan a lo que a muchos nos repele, mas diferencia social, menos igualdad.
Esto no supone ir en contra de la libertad del individuo que no quiere llegar a más. O no se merece más en términos de Justicia.
Pero no caigamos en una falsa justicia que claudique en lo que teóricamente combate – el dinero -.
Seamos sensatos, reservemos 5 minutos de los avatares de nuestra vida y reflexionemos sobre la incidencia de la economía en nuestras vidas y démonos cuenta que lo polarizan todo.
En la profundidad de nuestro corazón encontraremos la sinceridad que debiera guiarnos por la vida. Encontraremos lo que echamos de menos y no podemos comprar con la “piedra filosofal” en boga.
Hoy no queremos que nuestros hijos sean equilibrados y felices en sus vidas a través de sus propios valores.
Queremos que tengan dinero. Un buen sueldo y una buena posición social basada en lo económico y a costa de lo que sea, de esta forma pagamos los otros valores que por cierto nunca conseguimos porque son valores descafeinados.
Si son desgraciados y les va mal en la vida, cónyuges, amigos, compañeros de trabajo, malas prácticas, ilegalidades, sustancias (alcohol, drogas), ese es su problema no el nuestro y el de la sociedad.
La experiencia nos dice que convertir valores humanos a lo económico no funciona (desarraigo, endurecimiento de la conciencia, falta de solidaridad, depresión, estrés, enfermedades mentales y cardiacas y un largo etc.) y si bien percibimos que desde lo institucional se hace así, lo único que consiguen es frustración, desorientación y reacción pasiva, marginación por negación de lo adoptado y desvirtuado.
La mayor parte de las veces los responsables dan la espalda a los afectados, permitiendo el sufrimiento por la búsqueda y la identificación del yo pero sin intervenir ni poner ningún activo paliativo.
La sociedad institucional es lobo de sus individuos.
No permitamos la amputación de los valores humanos
No permitamos la conversión de los valores humanos al exclusivo valor del dinero.
Espoleemos nuestras conciencias.
El empobrecimiento humano nos hará desdichados.
Fin del post.
Si, esto fue escrito en 2002.
csl 27/01/02 

¡Si, hay alguien ahí!
Hay una solución más o menos organizada, la economía del bien común – un modelo de economía con futuro, infórmate.
Visítala y entérate con detalle de la idea central y si te convence participa, de ello depende el cambio.
El objetivo es contribuir al bien común, no al afán de lucro.
Sin embargo las soluciones están ahí, hay que utilizarlas de forma individual. Es una revolución personal, de cada uno, interior y prácticamente hay alternativa a cada escozor. Para ello tenemos que comenzar a hablar y conocer. La idea de cambiar el sistema nos puede apabullar, pero a nivel individual, tenemos la posibilidad de cambiar nuestro sistema, ¿Estás preparado?.
Por ejemplo.- Quiero que mi dinero no acabe en paraísos fiscales o en operaciones especulativas. Los recursos que puedo generar como excedente a mis necesidades se utilicen para ayudar a emprendedores que generen empleo, que traten por igual al hombre que a la mujer, que respeten el medio ambiente en su actividad, que la diferencia de sueldo entre el que gana menos con respecto a la que gana mas no pase de multiplicar por más de un diez.
Esto lo podemos hacer ya, es la banca ética como Triodos Bank, Fiare, Coop57,…
Como consumidores, a la hora de comprar productos podemos optar por la matriz del bien común productos de empresas que cumplen con lo indicado anteriormente o por empresas de comercio justo que procuran pagar a sus empleados un salario justo. Esto lo podemos hacer ya. Pues comencemos nuestra revolución.
Quieres ver la matriz del bien común.

Mientras no podamos conocer que empresas se esfuerzan por producir de forma sostenible, se esfuercen por ser respetuosos con los recursos del planeta, fomentar la colaboración, la transparencia, etc. Nos queda comprar en empresas de comercio justo.
Otra cosa y no menor que tenemos en nuestra mano es votar. Así como en ocasiones hay que aprender a decir que no, también tenemos que aprender que nuestra fuerza en una democracia es nuestro voto y esto logra cambiar muchas cosas. Reflexiona sobre el voto, a quien se lo das y como te defiende. No todos son iguales.
Beneficio y crecimiento por encima de los valores, la evolución de la competitividad, la solidaridad, la cooperación, la transparencia, no la competencia. Las opciones de la energía limpia, eléctricas, petroleras. Competitividad vs cooperar.
Que el objetivo social de las empresas sea facilitar la vida  a las personas.
Economía del bien común - Dice Francisco Álvarez Molina Ex vicepresidente de la Bolsa de Paris.
Cuando alguien se expresa de forma que no lo entienden. La mayoría piensa que es una persona de un conocimiento especial, “un Crack”.
Recordemos ¿Qué el BCE, el FMI y el Banco mundial?
No hacen nada para resolver los problemas de los ciudadanos están al servicio de los poderes económicos que son los únicos que tienen garantizado el bienestar. Pues ya es hora de cambiar esto, y es que si queremos podemos. Te suena ¡Si se puede! Y es que ¡Se puede!. Somos muchos y un poco de cada uno es mucho. Lo que quieren es que no lo hagamos, que nos mantengamos cada uno por nuestro lado, pero si defendemos todos lo nuestro, tendremos nuestra dignidad y nuestro bienestar.
Modelo económico del bien común -Christian Felber
Principios de la Economía del Bien Común
La economía del bien común se debe regir por una serie de principios básicos que representan valores humanos: confianza, honestidad, responsabilidad, cooperación, solidaridad, generosidad y compasión, entre otros.
Para los defensores de la economía del bien común, aquellas empresas a las que guíen esos principios y valores deben obtener ventajas legales que les permitan sobrevivir, frente a los valores del lucro y la competencia actuales.
La economía real actual se mide el éxito económico con valores o indicadores monetarios como el producto interior bruto y los beneficios que dejan fuera a los seres humanos y al medio en el que vivimos. Estos indicadores no nos dicen nada sobre si hay guerra, se vive en una dictadura, si sobreexplotamos el medio, si se respetan los derechos humanos, etc. De la misma manera una empresa que tenga beneficios no nos indica nada sobre las condiciones de sus trabajadores ni sobre lo que produce ni como lo produce.
El balance del bien común mide como una empresa vive: la dignidad humana, la solidaridad, la justicia social, la sostenibilidad ecológica, la democracia con todos sus proveedores y clientes.7 Por ejemplo, si la empresa promueve la esclavitud infantil, si hay desigualdad entre hombres y mujeres, si las rentas de los trabajadores están diferenciadas...
 Fuente: Wikipedia.

Finalmente, la evaluación de esos valores podrá permitir al consumidor escoger los productos.
El que crea que en un mundo finito piense que el crecimiento puede ser infinito, está loco.
El dinero como herramienta o el dinero por el dinero.
El sistema educativo educa para tener un buen puesto de trabajo.
Mi trabajo de economista consiste en hacer que parezca necesario lo intolerable.
Modelo económico del bien común – modelo de abajo a arriba. En vez de arriba abajo.
EL PARADIGMA DE LA COOPETITIVIDAD  por Unefa Núcleo Falcon. Una aportación muy formal a la cooperación y competencia. Es intencionado el link para la visita al blog de Unefa.
Solo Falta que alguien lo estructure y lo ponga en valor a través de opciones a las que acogernos. Pero siempre tenemos algo que hacer a nivel individual.

csl.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.